INICIO  | EDITORIAL  | CONTENIDOS  | SUBITE A COLECTIVA  | QUIENES SOMOS      
INEXPLICABLE
Texto e imagen: Fernando Evangelista




Estaba lindo, ni fresco, ni caluroso. Tena los ltimos fideos en el plato y re-de-pente, dijo el chavo, cruji la silla delante de m. Ya est, me dije, la voy a tener que soldar. Pero no era eso, una figura comenz a materializarse en ella. Era un hombre fornido, con cara de cansado. Al tomar solidez la silla cruji. El extrao la oy y rpidamente se puso de pie para evitar la cada. Luego se sent en la de al lado.

Buen provecho dijo educado.

No saba si haba tomado suficiente vino o me haba bajado la presin. Lo cierto es que me apret los ojos pensando que la cuarentena me estaba jugando una mala pasada. Fernando

Me sorprend muchsimo, apoy el tenedor sobre la mesa y abr los ojos resignado. Por fin haba pasado: me pir del todo, listo. Respir profundo, exhal y volv a tomar aire. Segua ah, conmigo. Tom un trago de vino, siempre ayuda un vasito. Para m sorpresa, apenas si lo haba tocado, estaba por la mitad.

El extrao observ los estantes de la cocina y tom un vaso. Se mova con naturalidad. Sirvi vino en l y bebi.

Cmo ests? se dirigi a m. Luego observ hacia la pared y saludo al poster del Diego Salud, seor presidente!

El Diego, presidente? no pude ocultar mi estupor cundo?

Ahora el sorprendido era l.

No es el presidente? S no es l, quin? apur otro trago y espero mi respuesta.

Alberto Fernndez.

Y ese quin es? de qu partido?

Le cont del Frente de Todos, y le dije que era Peronista. Cambi el semblante, lo vea aliviado. Despus not que tena un tapabocas, y l vio el mo colgado del picaporte.

Mi nombre es Juan Salvo. Soy un peregrino del Tiempo, recorro los siglos y necesito un lugar para descansar ech una ojeada desde la cocina por el pasillo de las habitaciones, reconoci la arquitectura: una casa chorizo.

Me encontraba despierto, dormido. Qu pasaba? Ese nombre me sonaba, y la presentacin me resultaba tan conocida que no pude evitar levantarme de mi silla y buscar en la biblioteca mi ejemplar de El Eternauta, al encontrarlo, lo llev hasta l para que lo hojeara.

Asenta al verlo, haca gestos de aprobacin con la boca y lo note entristecer al ver a Martita y a Elena. Luego me dijo que ya nos habamos visto en otras tierras, algunas de las innumerables tierras de los diferentes Continnums y que, al parecer, siempre haca lo mismo. Ya saba yo que no era muy ocurrente, pero qu fidelidad. Tantos cambios de mundo y resulta que haba un solo modelo de m, vaya contradiccin. Me dijo que no me hiciera problema, despus de todo era una buena seal encontrar un lugar constante frente a tanto cambio. Listo, me dije, me pas de aburrido.

Y cmo es ese lugar en dnde Maradona es presidente? qu est pasando all?

Si tens un tapabocas, debe estar pasando lo mismo ac. All hay un virus ms peligroso que la nieve mortal, entra por el aire. No se puede ver y las personas se contagian fcilmente, muchos mueren asfixiados. Y otros lo pasan sin demasiadas complicaciones.

Ac pasa eso mismo. Y es terrible porque estn haciendo poltica con eso, nadie da bola. Los medios le dan manija a la gente para que cada uno haga la suya prefer detenerme, l deba hablar y no yo.

Qu raro! Eso pasa se detuvo a pensar, observ el reloj de pared, daban las 21 hs. cens temprano. Par! Dejame or abri la ventana, no entraba ningn sonido.

En la tierra de Maradona la gente aplaude a las 9, todas las noches y la gente lo sigue de manera religiosa. El presidente sale l mismo a aplaudir a los trabajadores de la salud. Ac no?

No pude decirle que Diego haba muerto, as que prefer decirle que ac no. Le cont que a los mdicos y enfermeros no se los aplauda desde haca ms de medio ao, por lo menos. Y de qu haba gente que no crea en la enfermedad.



Lo que me decs es una locura. Cmo es posible?

Macri y su gente, la Bullrich, los medios que hacen su negocio la locura del neoliberalismo y los precios de las vacunas

Apoy el codo en la mesa y llev la mano a la boca, estuvo en silencio un rato, cerr la ventana y agreg: en el pas de Diego hay una campaa en donde todos se pusieron la diez y trabajan en equipo para zafar de este bicho invisible. Y a ese que me nombraste, Macri, no lo quiere nadie Por lo que me contaron pretendi hacer poltica con los muertos, primero se aprovech de un incendio y gan unas elecciones. Pero despus la gente no le perdon un incendio que tuvo en su gestin y, ahora, es un poltico testimonial. Ojo! All es muy peligroso tom un trago ms de vino.

Tal vez ac sea distinto, despus de todo, este es otro Continnum. Y si el tipo juega limpio no estara tan mal.

Con resignacin cargu mi vaso de vino, agregu ms vino en el de l y decid que mejor le contaba lo que haba pasado con Diego. Porque contarle lo que pasa con nosotros se me hace imposible.


TAN GO RI LA
Letra, msica y ejecucin: Santiago Fernndez
Imagen: Gastn Bravo Almonacid
EL FIN DEL MUNDO
YA LLEGO
Texto: Gastn Bravo Almonacid
Imagen: Fernando Romero
NI JUVENTUD SIN VEJEZ
NI INDIVIDUO (...)
Texto: Juan Francisco Blascone
Imagen: Fabin Martinez
ARTE PANDEMICO
Expresando el aislamiento