INICIO  | EDITORIAL  | CONTENIDOS  | SUBITE A COLECTIVA  | QUIENES SOMOS      
EL CUIDADO COLECTIVO CONTRA LOS SUJETOS MINIMOS
Texto: Mirta Taboada
Imagen: Silvia Lucero





Aunque la peste, por la imparcialidad eficiente que usaba en su ministerio, hubiera debido afirmar el sentido de igualdad en nuestros conciudadanos, el juego natural de los egosmos haca que, por el contrario, agravase ms en el corazn de los hombres el sentimiento de la injusticia

Albert Camus, La Peste, 1947


Hay algo ms profundo y ms perverso que la lgica de mercado del capitalismo global. Lo escribi Hugo Zemelman en 1999, en las puertas del nuevo milenio. La homogeneizacin cultural, como apunta el socilogo y pensador latinoamericano, es la que hace que los sujetos por una parte comiencen a exaltarse como individualidades soberanas -yo soy importante, no los otros; yo soy el importante, no las organizaciones; yo soy el importante, no la solidaridad-; pero, por otra, inmediatamente se siga de una especie de reduccin de ese ciudadano redentor. Esa reduccin consiste en decir: seor ciudadano, ya ha logrado usted ser ciudadano. Pregntese ahora, para qu sirve ser ciudadano? Lo que se busca es una minimizacin del ser humano. Una disminucin de la capacidad del ser humano de construir su destino, de ver las diferencias y de construir su realidad: un ser humano mnimo, un sujeto mnimo [...]2

Zemelman explica que, mediante esta lgica de sujetos mnimos, el discurso dominante de la globalizacin quiere suprimir al sujeto, negarlo y reemplazarlo por lgicas autorregulables, que hagan cada vez menos necesaria su presencia. Pero ah donde est el diagnstico sombro y la denuncia tambin est la proposicin: accionar desde lo cotidiano, desde nuestros microespacios y microtiempos, tarea que no es a corto plazo y que puede exceder incluso los lmites de nuestras propias vidas personales. Nos hace intervenir en el terreno de lo colectivo y es, como sostiene Zemelman, la manera en la que se hace la historia, desde las acciones annimas, cotidianas, muchas veces no reconocidas.

Hoy, en el contexto de una pandemia global esa reflexin resuena e interpela ms que nunca: la situacin de emergencia no compromete slo a la cuestin sanitaria, econmica, geopoltica. En sintona con la perspectiva de Zemelman, el filsofo italiano Franco Berardi2 viene desarrollando en su obra las caractersticas de lo que llama globalismo inhumano y del capitalismo global como fbrica de infelicidad. Como apunta Berardi, en tiempos del semiocapitalismo la abstraccin prima sobre la materialidad del capital y reconfigura el lenguaje, y los procesos de comunicacin e informacin se anan a lo financiero y lo econmico. La rentabilidad es el principio trascendente y como consecuencia acta en la subjetividad: los espacios para la afectividad social y el intercambio sin beneficio econmico se marginalizan, a la vez que se acentan la prdida de la singularidad y la despersonalizacin.

En este tiempo particular y urgente que nos atraviesa, ello parece exacerbarse. Berardi nos invita en la Conferencia Respiracin umbral: virus y literatura2 a centrar la pregunta en torno a la subjetividad, esa que es tan importante como nuestros cuerpos. Necesitamos un proceso de subjetivacin solidaria, colectiva, feliz para enfrentar los efectos del apocalipsis. Cmo pensar entonces el distanciamiento y el aislamiento social ms all de la restriccin, como condicin de cuidado y de responsabilidad social? Las miradas como las de Berardi y Zemelman nos convocan a pensar la matriz en la que nos inscribimos como sujetos que vivimos en este espacio y tiempo, situados en una geografa que despliega su carcter de pertenencia mltiple pero tambin desde la trama del capitalismo global, que ms que un concepto terico se manifiesta en nuestras prcticas, en nuestras subjetividades, en nuestros discursos y en nuestra cotidianeidad.

El cuidado es, debe ser, colectivo: hoy ms que nunca lo que hacemos o no hacemos, lo que cumplimos o dejamos de cumplir, afecta al resto. Cuidado con otros y otras y no desde la amenaza de un cuidarse de otros y otras. Como contrapartida y crtica dominante a este llamado al cuidado se afirma la defensa de todo concepto aunado al poder ser y hacer individual, la mirada desde la situacin personal o familiar de lo que es un microcosmos, una falsa isla, una ajenidad que se construye, nuevamente, desde una matriz que es tica y poltica, de manera ms o menos consciente: el rol propio respecto de la sociedad de la que formamos parte, el rol que pensamos debe tener el Estado y sus diferentes sistemas, que lejos estn de ser entes tericos u omnipotentes que nos exceden.

El motor siempre es la pregunta. Por qu docentes se manifiestan en redes sociales para concientizar sobre los cuidados necesarios en la educacin en este contexto? Por qu se replican videos y publicaciones de trabajadores de la salud que nos piden conciencia y cuidado? Por qu compartimos y celebramos en redes sociales las postales de familiares recibiendo la vacuna?

No es slo una madre, un padre, un abuelo o abuela, es mucho ms que eso: es presencia de un Estado, lo cual no sucede en todo los casos, como ensean experiencias en otros pases de la regin y del mundo. Sucede a travs de una poltica sanitaria pblica y gratuita y de una ciudadana a contrapelo del egosmo y la apata. De sujetos que se resistan a ser sujetos mnimos bloqueados por el discurso dominante, como sostiene Zemelman. De accionar desde el cuidado colectivo para que no se salve quien pueda y nos salvemos todas y todos.



1 Zemelman, Hugo, La historia se hace desde la cotidianeidad en Dieterich, H. El nuevo proyecto histrico. Fin del capitalismo global. Txalaparta, 1999.

2 Berardi, Franco, Segunda bifurcacin: Conectividad/Precarizacin, en Generacin Post-Alfa, Buenos Aires, Tinta limn, 2010.

3 Conferencia de Franco Berardi, Respiracin Umbral: virus y literatura, Universidad Tres de Febrero, 9 de octubre de 2020 https://www.youtube.com/watch?v=Ir68JYQJ6K0




MENOS INDIVIDUOS,
MAS PERSONAS
Texto: Ariel Stivala
Imagen: Cintia Miola
LOS EFECTOS DE LA TRANSCULTURIZACION
Texto: Santiago Ares
Imagen: Melisa Perez y Perez
EL PROXIMO MUNDO
Texto: Mara Beln Nieto Martinez
Imagen: Gastn Bravo Almonacid
EL FIN DEL MUNDO
YA LLEGO
Texto: Gastn Bravo Almonacid
Imagen: Fernando Romero