INICIO  | EDITORIAL  | CONTENIDOS  | SUBITE A COLECTIVA  | QUIENES SOMOS      
EL PROXIMO MUNDO
Texto: Mara Beln Nieto Martinez
Imagen: Gastn Bravo Almonacid




Me pregunto Cmo recordaremos esta experiencia dentro de 20 o 30 aos? Cmo se reconstruir el mundo y cul ser la memoria que tendremos de la pandemia y del encierro? Existe un dilogo entre el presente y el futuro, que es constante y diverso para cada une, aun estando inmersos en una sociedad que atraviesa el mismo trauma.

Para poder interpretar lo que est pasando y cmo lo recordaremos Paula Prez, Licenciada en comunicacin social y especialista en comunicacin digital opina: Lo que ms me impacta es cmo los hbitos y la vida cotidiana se transformaron y obviamente se puso en primer lugar el tema de la Internet, tener computadora, cmara web, hacer cursos para poder usar los programas. Mucha gente no saba usar zoom o las llamadas por whatsapp, por ms simple que nos parezca a los que usamos las tecnologas todos los das. Hoy mucha gente grande aprendi a resolver por ah. Tuvimos que readaptarnos y resolver en muy poco tiempo.

Florencia Larralde Armas, es Licenciada en comunicacin social y posee una Maestra en Historia y Memoria. Ella considera que, La tecnologa es una herramienta. En esta pandemia, no s cmo hubiera sido la realidad sin la tecnologa. Creo que se pudieron sostener muchas cosas, en el medio de un proceso histrico mundial nunca visto. En este sentido hay una cuestin positiva de poder sostener los vnculos, las relaciones laborales y la educacin. Luego contina su respuesta respecto de esta inquietud sobre la utilizacin del zoom, las plataformas similares y la desregularizacin de los horarios como consecuencia del encierro. Ella cree que como a todo, hay que regularlo. Siempre estn las fronteras que se pueden pasar o no. Porque si no, no hay corte. Es un continuo producir, trabajar y hablar con otros. Cada uno desde su individualidad tendr que ir regulndolo para mantener la salud mental y tambin hay una cuestin social por la que tiene que haber una regularizacin de los derechos laborales. Es as que hace muy poco surgi la Ley de trabajo 27.555 que retomaremos ms abajo.

Con lo primero que yo me encuentro al pensar el lmite de la existencia social en pandemia, es con el viejo concepto de brecha digital. Venimos estudiando, haciendo anlisis sobre las diferencias en la posibilidad de acceso a las tecnologas y sobre las secuelas que esto deja en el mapa social desde el siglo pasado. Sin embargo. todava no nos ponemos a pensar y a debatir seriamente qu es el software libre y cmo generar la posibilidad de que todes tengamos acceso a la conectividad. Al menos en Argentina, no existe debate pblico serio al respecto. Mientras tanto las comunicaciones y la calidad de las mismas, siguen estando direccionadas y repartidas por las empresas monoplicas, como en tantos otros pases del mundo.

Segn datos del mes pasado, publicados por el INDEC , el 82, 9 % de los hogares tiene acceso a Internet y un 60,9 % a computadora, de los cuales slo 41,4% la utiliza. En general, solo el 79,9 % de la poblacin usa internet. Creo que es momento de ponernos a pensar en que significan estos nmeros, en cmo se compone el valor mensual del servicio que abonamos y las repercusiones a futuro que habr, sobre todo para quienes no estn accediendo. Si la historia la escriben los que ganan, hoy van ganando sin dudas, los que mejor pueden usar las tecnologas y tienen un mayor acceso a ellas.

La red mundial es hoy es el puente para acceder a derechos fundamentales como educacin, salud, trabajo, cultura, a una cuenta bancaria, etc. Todo trmite es no menos que una app. Y en este sentido considero que, de rescatar algo positivo de la tragedia, sera la solidaridad. Hay diferentes generaciones ayudndose mutuamente, e incluso una necesidad por parte de muchos adultos jvenes de recurrir a los millennials para poder resolver ciertos quehaceres fundamentales y cotidianos.

Por otra parte Paula explica que en los trabajos, se genera una cuestin mixta, de gente que est presencial y gente que est virtual y eso es algo que lleg para quedarse. Hoy muchas empresas cerraron sus oficinas fsicas directamente y se volcaron al teletrabajo, con las cuestiones laborales que esto implica sobre los derechos de los trabajadores. Las cuestiones de cobertura de ART y un montn de detalles que replantean todo en muchos niveles. Como en la educacin, el esparcimiento. Fue el ao en que tuvimos que reinventarnos.

Creo que a muches que nos vimos ante la necesidad de tener que trabajar desde el hogar, en algn momento se nos abri una puerta para volver pensar en esta idea fundamental de que somos los dueos de nuestros medios de produccin, de nuestro tiempo y en qu hacer con eso. Sin embargo, el gobierno nacional pudo aprobar y public la Ley de Teletrabajo que entr en vigencia el primero de abril de este ao y modifica la ley de Contrato de Trabajo para regular los derechos y obligaciones de las partes en la relacin laboral que se desarrolla a distancia. Establece que el empleador debe aportar el recurso material para poder llevar a cabo la labor y limita el nivel de exigencia que ste puede ejercer sobre los trabajadores.

Especialmente durante el ao pasado, hubo un altsimo nmero de empleados, tanto del sector pblico como privado, que se vieron forzados a instaurar el mbito laboral en su mbito privado del hogar. Se encontraron de repente, sobrepasados de tareas, a partir de que tambin se modific la concepcin del tiempo. Lo cual, de no estar ahora regulado por la norma, pudo haber abierto puertas a nuevas formas de explotacin y flexibilizacin del empleo. Quisieron dar por hecho que al estar en nuestros hogares, tenamos que tener disposicin para el trabajo las 24 horas, en muchas ocasiones sin planificacin, ni avisos previos respecto de las actividades que se nos indicaba realizar, llegando stas en varias oportunidades bajo condicin de urgentes. Casi como si no fuese nuestro derecho de antemano, el que se respete la jornada laboral preexistente para que podamos continuar con nuestra vida privada, actividades sociales, recreativas, de formacin, etc. Aunque ms no sea, por los medios virtuales que hoy se nos imponen. Sin tener en cuenta tampoco, los efectos del trauma social. Pero tambin emocional e individual, que nos gener a todes de diferentes maneras el aislamiento forzado.

Adems de que sea un acontecimiento traumtico mundial. No quedan dudas de que va a haber mltiples memorias, individuales y colectivas. Y es que ya se estn generando esos procesos en los que mientras van sucediendo las cosas, conts cmo los ests viviendo, comenta Florencia.



Algunes, no solo tuvimos que lidiar con la soledad del cuerpo durante meses, sino tambin con jornadas interminables de trabajo por contar con recursos propios muy bsicos para ello. Rotura de equipos que debimos resolver y jefes que se excedan en casi todo lo que hoy la ley contempla y regula. Aunque lo ms terrible de la situacin recae sobre quienes directamente perdieron el trabajo. En este sentido, no basta con que est escrita una Ley. Tenemos que avanzar en su aplicacin, en perfeccionarla si fuera necesario y sobre todo, en pensar y planificar cmo sern los empleos del futuro. As como tambin, volcarnos a pensar nuevas formas de educacin.

Es inminente poder encontrar el cmo recomponer el empleo y el resto de las actividades que configuraban nuestra vida social, econmica y emocional, enfocndonos tambin en tratar percibir y comprender cules sern las verdaderas necesidades del prximo mundo, en un contexto de convivencia con la muerte que da muy poco tiempo para pensar y obliga a todas las personas y a los gobiernos del mundo entero a la accin permanente. Sin embargo, en contraposicin a esta carga negativa, Florencia tambin opina: En cuanto al acceso creo que dio un impulso a cosas que ya estaban instaladas. Como que puedas hacer cursos de otros pases, comunicarte, que se hagan conferencias, juicios de lesa humanidad a travs de herramientas tecnolgicas, que los pueden ver de todo el pas y gente de otros pases tambin en vivo, lo que pasa en una audiencia. Creo que son todas potencias que tiene la tecnologa. Por ah, algunas estaban ms exploradas y otras no. Hubo que arremangarse y hacerlo. No creo que sea ni bueno ni malo. Todo depende del uso que le demos.

Hay un autor, Andreas Huyssen contina Florencia que habla sobre el boom de la memoria en los 90 y dice que el acceso a la utilizacin de cmaras fotogrficas, videos, el arte, lo que ha hecho es que estemos generando continuamente materiales sobre nuestro presente pero en vistas a futuro. Entonces, estamos permanentemente generando materiales y de hecho ya hay series fotogrficas sobre el aislamiento, textos, la cantidad de libros que se escribieron. Adems de que sea un acontecimiento traumtico mundial, no quedan dudas de que va a haber mltiples memorias individuales y colectivas que ya se estn generando. Tambin considera que, va a haber hasta un exceso de memoria y que por tratarse de un acontecimiento traumtico requerir de mucho trabajo social. Pero tambin individual, para poder construir una memoria colectiva.

Muchas personas tambin, adems de registrar lo que ahora acontece, se han volcado a investigar otras pandemias, de las cuales han quedado pocas referencias. Quizs su duracin, la cantidad de muertes y nada ms, ni nada menos, que el remedio. Y mientras escribo este artculo, creo que es importante nombrar que a pesar de todo y la gran crisis, en Argentina se ha podido empezar a producir la vacuna Sputnik-v contra el coronavirus. Lo cual nos inyecta otro tanto de esperanza y alivia los miedos para poder salir adelante.

Al final, el futuro se adelant y no nos hemos constituido como cybots. Ms bien parece que muches estamos en la batalla por no volvernos mquinas. Pero necesitamos acceder a ellas como nuestros elementos perifricos y fundamentales de subsistencia. Para que en el aislamiento, nos permita adems reconfigurarnos y tambin registrar lo que nos pasa, en post de que la memoria nos ayude a permanecer humanizados y con acceso a todos nuestros derechos.


MENOS INDIVIDUOS,
MAS PERSONAS
Texto: Ariel Stivala
Imagen: Cintia Miola
LOS EFECTOS DE LA TRANSCULTURIZACION
Texto: Santiago Ares
Imagen: Melisa Perez y Perez
EL CUIDADO COLECTIVO
CONTRA LOS SUJETOS (...)
Texto: Mirta Taboada
Imagen: Silvia Lucero
EL ESFUERZO COLECTIVO COMO RESPUESTA
Autor: Ariel Stivala