INICIO  | EDITORIAL  | CONTENIDOS  | SUBITE A COLECTIVA  | QUIENES SOMOS      
LOS EFECTOS DE LA TRANSCULTURIZACION
Texto: Santiago Ares
Ilustracin: Melisa Perez y Perez





Para promover argumentos relacionados con el arte y la cultura de estos tiempos, es ineludible contextualizarnos en la escena vigente donde la creacin, la comunicacin y la educacin, se encuentran franqueadas por la juntura de un sistema globalizado.

La dominacin capitalista para ser tal, a partir de una poltica de expansionismo, sustancialmente ha incorporado vastas superficies del planeta a miles de kilmetros de sus lmites geofsicos, utilizando diferentes mtodos de predominio. Como para mencionar uno, nos referimos a la penetracin cultural. Esta accin es siempre asistida por protectorados nsitos estrechamente relacionados con la explotacin de las materias primas, la mano de obra barata y, lo que es peor, de la mala utilizacin de los recursos naturales agotables. Para que este fenmeno ocurra, se instaure, es preciso que incida sobre los valores culturales.

En tal sentido, es necesario madurar sobre lo que hemos absorbido culturalmente durante tantos aos y lo que absorbemos habitualmente. Corrientemente encontramos un desequilibrio de exposicin entre la expresin nativa y la voluptuosa concentracin de las cadenas de medios monoplicos y cadenas de entretenimiento extranjeras, con todo su aparato de penetracin social. Esta desventajosa correlacin de fuerzas, este choque entre la pequea expresin cultural y artstica nacional con la globalizada industria del entretenimiento y sus socios locales, nos trae aparejados deshonestos inconvenientes sociolgicos. El foco se encuentra en la construccin de la opinin pblica: es que entonces nuestras sociedades opinarn de sus aconteceres oriundos a travs de la mirada de los medios monoplicos y medios extranjeros bajo los efectos de la penetracin cultural. Este proceso de transculturizacin, esta presin sobre la cultura hace que se vaya deformando, por capilaridad social, el rasgo autctono y tienda a extranjerizarse, este elemento de impacto introducido en formas de estticas forneas, acompaa la apertura decisiva de los mercados nacionales a los conquistadores de turno, dispuestos a internacionalizar las relaciones y debilitar las reas de resistencia colectiva a las penetraciones extraas. Dice (sic J.J. Hernndez Arregui) en su libro Imperialismo y Cultura.

Cmo funciona este mecanismo? Los multimedios, nacionales o no, comienzan a manipular la informacin bajo el lema periodismo independiente con el objeto de darle proteccin a sus actividades financieras con los grupos econmicos extranjeros, siempre escondidos detrs de la pantalla de la libertad de prensa. No les afecta perjudicar al conjunto, sus negocios estn por sobre todo el resto de los integrantes sociales que conviven en un estado. Sin medir consecuencias presionan cuando las medidas econmicas aplicadas por los gobiernos no le son favorables a sus transacciones ocultas, e irn ms lejos si no logran lo que quieren, impulsarn representantes a acceder el poder pblico. Por lo tanto decimos que la opinin pblica se ve manipulada por la centralizacin de la propaganda, avalada por los monopolios y con reacciones en cadena principalmente en las grandes ciudades. Esto garantiza las tendencias en las diversas clases sociales. Tal realidad estimula a prescindir de la connotacin histrica en que ciertamente se vive, reduciendo la posibilidad de concretar polticas que despierten la conciencia de una idea colectiva de reivindicacin popular. Traducido todo en procesos diestros en la penetracin cultural, los grandes grupos econmicos llegan as a operar en las universidades, las cadenas de entretenimientos, los medios de comunicacin, los periodistas formadores de opinin y hasta los ministros de economa. Hagamos el sano ejercicio de repensar los ltimos 40 aos de nuestra historia nacional, tomando en cuenta lo detallado con antelacin. Por ltimo decimos, el arte como lenguaje comunicacional puede favorecer este proceso o bien evidenciarlo. Pensar el arte como una forma autnoma resultado de la inspiracin individual nicamente, aislado del contexto histrico y de la apreciacin colectiva, es transitar una escena con serios riesgos de concebirlo como material de este poder dominante.


EL PROXIMO MUNDO
Texto: Mara Beln Nieto Martinez
Imagen: Gastn Bravo Almonacid
EL ESFUERZO COLECTIVO COMO RESPUESTA
Autor: Ariel Stivala
NI JUVENTUD SIN VEJEZ
NI INDIVIDUO (...)
Texto: Juan Francisco Blascone
Imagen: Fabin Martinez
PARA NENE
O PARA NENA?
Texto: Vernica Macas
Imagen:Claudio Bolot